hasan rohani06

Los dirigentes iraníes llamaron a aumentar la producción interna del país y a la unidad de las distintas facciones políticas en el nuevo año persa, que comenzó hoy, para contrarrestar las sanciones impuestas por Estados Unidos.

“Si se aumenta la producción, se pueden resolver problemas de subsistencia, garantizar la independencia del país de los extranjeros y de los enemigos, y eliminar el desempleo”, aseguró el líder supremo, Ali Jameneí.

En un discurso con motivo del “Noruz”, el año nuevo iraní, Jameneí señaló que esta medida también ayudará a aliviar la crisis creada por la devaluación de la moneda nacional, que ha perdido un 60 % de su valor respecto al dólar en un año.

Por ello, el líder eligió “el año del impulso de la producción” como lema para el año 1398, que comenzó hoy, 21 de marzo, de acuerdo con el calendario iraní.

“El principal problema del país sigue siendo la economía”, subrayó Jameneí, quien indicó que parte de estos problemas están relacionados con “la gestión ineficiente”.

Aunque lanzó esta crítica contra el Gobierno del presidente Hasan Rohaní, también destacó que la nación iraní dio “una respuesta sólida y poderosa” a las “conspiraciones de los enemigos”.

Por su parte, Rohaní defendió en un discurso los esfuerzos realizados por su Ejecutivo para contrarrestar las sanciones estadounidenses y aliviar la crisis económica.

Consciente de las críticas internas, el presidente iraní hizo un llamamiento a la unidad de las distintas facciones políticas para superar esta situación.

“Lo que el enemigo quiere ante estos problemas es enfrentarnos y sembrar la discordia entre nosotros”, denunció Rohaní.

El mandatario insistió en que los problemas comenzaron con la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, pero aseveró que su solución depende de Irán.

Trump decidió en mayo del año pasado retirar a EEUU del acuerdo nuclear de 2015 con Irán, firmado también por Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania, que limita el programa atómico iraní a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

Tras su salida del pacto, volvió a imponer sanciones contra Irán en agosto y noviembre pasados, que afectan a numerosos sectores, entre ellos el bancario y el de los hidrocarburos, vital para la economía iraní.

El resto de potencias firmantes del acuerdo tratan con Irán de buscar fórmulas para contrarrestar las sanciones, aunque por ahora todavía no se ha notado el efecto de estas medidas y el país persa sufre una grave crisis económica marcada por la inflación, el desempleo y la devaluación de su moneda.

El año nuevo iraní o “Noruz”, incluido en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2009, se celebra desde hace más de 3.000 años en varios países de la región y da también la bienvenida a la primavera. /EFE