enrique

 

Para Enrique Iglesias, la individualidad es vital. Lo tiene muy claro y no tiene reparo en decirlo: “Siempre he sido un chaval al que le viene bien la soledad. Hasta hoy en día. Nunca le tuve miedo: me gusta estar solo, tener momentos para reflexionar. Eso momentos de soledad me alimentan mucho, sobre todo para hacer música”, dice en exclusiva a Quién.

En términos de pareja, el respeto a la esencia del otro le es fundamental y basta leer su discurso entre líneas para distinguir que ahí radica el secreto de tan longeva relación con la ex tenista Anna Kournikova, madre de sus hijos , a quien conoció en 2001 en el set de su video “Escape”.

Este elemento esencial de su vida en pareja, el respeto a la individualidad, se materializa muy bien esta idea: Ana no se mete con él ni en la manera en la que viste. “Soy la persona más vaga del mundo. Si una gorra me gusta la uso 10 años, y lo mismo con los pantalones. Mi pareja me entiende, sabe que cuando me conoció yo ya era así y que no voy a cambiar”, dice sonriendo. “A lo mejor nuestras parejas nos puedan ayudar un poquito a vernos mejor, sí que te pueden influenciar… pero aún así, uno es como es”.

Enrique, quien acaba de lanzar el sencillo 'Move to Miami' ríe cuando se le subraya la obsesión que todo mundo tiene por saber si él y Anna se casarán algún día… o no, ¿porque simplemente no creen en el matrimonio? 'Casarse no define la felicidad de una pareja. Al decir esto tal vez se piensa que estoy en contra del matrimonio, para nada. Me parece genial si es lo que quieres hacer. Pero lo que siempre he dicho es que éste no significa que vayas a ser más feliz; conozco esposos que llevan años tristes. Si no te casas no es algo extraño, no significa que no vayas a ser feliz; y si lo haces, no va a hacerte sentir más cerca de tu pareja”. (MSN)