coladegasolina

 

Caos total  en el Estado Mérida, con esto de que se va acabar la gasolina en una semana y en sus efectos, medio mundo, abarrota las estaciones de servicio de gasolina, en lo que constituye todo un verdadero nerviosismo colectivo, cayendo en algunas de ellas, en las manos de ciertos bomberos que con la vista gorda de los efectivos de la GNB, cobran en pesos y no en moneda venezolana, por surtir el preciado combustible.

Así estamos en esta ciudad e imagino que en el resto del país será igual. Toda una agitación por gasolina, producto del rumor que rueda por las redes sociales y otros vínculos informativos de que Venezuela se quedará sin combustible y en medio de esta diatriba colectiva, no falta el accionar del bachaqueo, cuyos practicantes trabajan libremente y diría, hasta protegidos por algunos funcionarios de seguridad, que extienden la mano como reza el dicho “hechos los policías de Valera”.

La perturbación por la escasez de la gasolina es colectiva en Mérida, en todo el país, de la que se aprovechan los hambriadores del pueblo a expensas de los políticos de ambos bandos, aparte de los graves problemas de circulación vial que generan las colas en las estaciones, tanto en la ciudad como en las vías suburbanas, a lo que suma que en los sectores donde están ubicadas han sido convertidos en sanitarios públicos y a todas éstas, ¿donde están las Autoridades y “El Protector del Pueblo”?

publicidad 2