PlzadeToros700

 

Las pintas y repintas de enero, de aquellas que me hablaban mis nonos, si, esas que nos avisan como serán los tiempos durante cada mes del año, nos han traído aires de esperanza al acontecer taurino venezolano. Y es que, aunque algunos taurinos prefieren hacerse los soquetes e irse a comprar querosén, para disque no enterarse de lo que sucede en sus narices, con la por demás cobarde excusa de “no se debe mezclar lo político con los toros” o “aquí se habla de toros” parecieran no entender,  que sencillamente la crisis política afecta lo económico y en consecuencia, a ver si a pie me entienden, si no hay plata para lo básico obviamente tampoco o en mucha menos medida hay para asistir a espectáculos de ningún tipo, los toros inclusive.

En pocas palabras se nos acaba, a los pela esféricas, la posibilidad de ver toros cerca de casa. Caben las preguntas ¿Son así o se hacen?  ¿Acaso es más fácil enfrentarse a un toro que a la injusticia? ¿Dónde están tanto Depositarios de espermatozoides destacados en habladera o discurso largo y aburrido que no gana, sino que al contrario espanta jóvenes y nuevos aficionados? Cuidado y en esta tienta de coraje, no nos metan una ley de amnistía disque taurina, porque las pintas anuncian toros en libertad.

Con tacón firme y hablando de echar la pata pa´lante, es de reconocer el coraje de empresarios y empresas administradoras de los cosos taurinos de San Cristóbal y Mérida, quienes continúan apostando por el sector turístico de sus estados, con la esperanza de realizar próximas ferias taurinas, sin otras limitaciones más allá que las particulares de los aficionados. Mención aparte para las organizaciones de los coloquios, a los que Mérida se va sumando, siguiendo el ejemplo y recomendación de San Cristóbal donde cada encuentro es una fiesta con garbo, arte y solera. A seguir formando buena afición, de cara a futuro.

También corresponde aplaudir al equipo del Museo Taurino de Mérida, pues tras el robo sufrido no se han amilanado, y están acondicionando sus instalaciones, pintando, reorganizando, limpiando con vista a la proyección internacional del Museo, como icono turístico de la cultura taurina merideña. Agradeciendo las donaciones recibidas y por recibir, entre las que esperan se incluya una bandera de Venezuela de aproximadamente metro y medio, necesaria para honrar a nuestro país. Asi que si pueden donarla, sepan que ocupará puesto de honor.

Taconeando fuerte, para llamar la atención del numeroso grupo de aficionados Taurino, así como de profesionales del toro, asociaciones, fundaciones, gremios y amigos, alguno quizás esté agitando el bouquet de cualquier bebida alegra corazones, disfrutando de un cafecito con aroma a amanecer y calorcito familiar acompañado por canto de aves silvestres, o de algún noticiero matutino, les solicitamos colaborar con el Torero de Plata retirado, Mauro Pereira, quien amerita un cateterismo urgente cuyo costo supera las posibilidades familiares, a menos que vendan su vivienda,  bien vendida y en moneda extranjera, teniendo hasta ahora muy contados apoyos, siendo el costo sorpresivamente alto. Amigos, don Mauro nos necesita en serio, seguro La Virgen Torera podrá echarle un capote a quienes colaboren.

Y es que el mundo del toro no es solo capotes, luces, sol y arena. Toca complementar a taconazo limpio.

publicidad 2