franks

El comienzo del fin, es una frase de película, pero los ciudadanos venezolanos nos vemos de alguna manera esperanzados en un desenlace de este engorroso sistema, que ha carcomido las instituciones, los órganos del poder público, los funcionarios, las fuerzas armadas, las empresas básicas del Estado, han llegado incluso a ocuparse hasta de la dignidad humana, porque el poder adquisitivo ha ido en una indetenible declinación, que para comprar un bombillo tiene que hacerse de luz amarilla, y que produce depresión, porque los altos costos de los bombillos de luz blanca están impagables.

Eso es como, por describir una minusa de lo que cada quien vive, obviamente el descaro infinito de los supuestos representantes del usurpado poder, siguen adjudicando los problemas a terceros, porque su trabajo es impecable. Este dinosaurio que comenzó alimentar el desaparecido gestor de la involución del siglo XXI, que pretendió imponer en la Región, está dando los resultados esperados, porque es bien sabido que nadie aprende en ejemplo ajeno, la experiencia es el más vivo elemento de prueba que sociedad alguna puede internalizar para llegar a encontrarse con la realidad y asumir la responsabilidad con un nivel de consciencia. 


Es menester de cada ciudadano empoderarse de la existencia real, donde ya no tiene seguridad pero ni de tener una muerte digna por lo oneroso que pueda representar un funeral.

Si en esos niveles de degradación lamentablemente se encuentran los venezolanos ¿Qué Hacer?.... Pues RECONSTRUIR EL PAÍS, hay mucho que hacer, comenzar por organizarse, promover acciones desde el interior de tu corazón, con optimismo, pasando por valorar lo que tienes, qué debes arreglar, buscar el apoyo, hablando, conversando, haciendo, limpiando, ayudando a quien lo necesite, levantemos con nuestra fuerza mental, espiritual y emocional, nuestro país; nuestra madre tierra espera por nosotros, reencontremos ese sentido de pertenencia y hagamos de ella el Milagro de América Latina. 


Demos ese ejemplo que la mayoría espera, empujemos entre todos hacia el norte que nos toca, para hacer el país grande que somos, demostremos con los hechos el tesón de hombres y mujeres que quieren reencontrarse consigo mismos y con su país, donde mirar a los otros sea con entusiasmo, con alegría y fe. Dejemos a un lado el pasado, porque de lo negativo siempre obtenemos lo positivo, veámoslo como un mal sueño del cual estamos despertando, recordando que el Éxito es el resultado de caerse y levantarse varias veces, miremos ese horizonte con felicidad donde las alegrías y encuentros serán hermosos cuando veamos a nuestros conciudadanos entrar de nuevo a su tierra, escuchando ese hermoso himno y abrazándonos fuertemente diciendo: aquí estoy, dispuesto a trabajar, luchar, progresar por ella; valorando y reconociendo que nos equivocamos, pero que nuestro ímpetu es libertario,  es esa la actitud, que todos debemos generar, como una sonrisa que se pega y genera felicidad, donde veamos a nuestros hijos con esos ojos brillantes de ilusión, pero también con la confianza de poder decirles a ellos lo logramos, fue difícil pero aquí estamos. 


     Aprendimos la lección, ser ciudadanos es amar lo que estamos entre todos rescatando, vemos levantar el respeto, la confianza, el trabajo, el deber y el derecho de exigir que como ciudadano te mereces, donde el límite se impone con el respeto, donde las organizaciones e instituciones sean ejemplarizantes con el principio de eficiencia y eficacia, que la educación sea el primordial objeto de la familia con los principios y valores de los cuales se aferren para crear el país que nos necesita. Todo depende de ti, de mí, de nosotros./Frank Andrade

publicidad 2