1

bombonapreso

En acción conjunta con los diferentes organismos de seguridad y prevención del Gobierno bolivariano y el estado Mérida, y dando fiel cumplimiento a los lineamientos del gobernador Alexis Ramírez, se realizó un operativo sorpresa para contrarrestar la reventa de gas licuado a precios especulativos detectada en la entidad, y que amenaza seriamente la economía de las familias merideñas.


La acción, efectuada ayer miércoles, estuvo dirigida por el jefe del Gabinete de Seguridad y Paz, Óscar Aponte Landaeta, quien informó que luego de varias visitas domiciliarias fueron decomisadas unas 100 bombonas de gas doméstico y se procedió a la retención de una persona y tres vehículos.
La acción conjunta estuvo a cargo de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), la Guardia del Pueblo y la Policía Municipal, así como la Policía Nacional Bolivariana (PNB), el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), la Defensa Económica, el Cuerpo de Bomberos del estado Mérida y el personal de Pdvsa Gas.
Cabe resaltar que –a precio justo– la recarga de una bombona de 43 kilogramos no excede los 600 bolívares, esta era ofrecida por los bachaqueros a más de 5.000% del precio regulado, por lo que el Gabinete de Seguridad y Paz del Ejecutivo regional continuará inspeccionando para verificar el cumplimiento de los precios establecidos.
“Por orden del gobernador Alexis Ramírez, no vamos a descansar hasta erradicar por completo esta mala praxis”, resaltó Aponte Landaeta, tras indicar que uno de los vehículos retenidos era también un transporte escolar, lo que evidencia el alto grado de inmoralidad.
Como una novedad tecnológica que formó parte de este operativo, las autoridades usaron un dron fotográfico, el cual sobrevoló las zonas en horas de la madrugada y detectó la ubicación de las viviendas en donde se encontraban escondidas las bombonas. (PGSYP)