1

 

 

ginarodriguez

 

Ante el aumento del 50 por ciento en el salario mínimo de los trabajadores de Venezuela, La diputada a la Asamblea Nacional Gina Rodríguez, manifestó que el presidente Nicolás Maduro de nuevo se ha burlado de los trabajadores al otorgar un incremento salarial que es insuficiente para atender las necesidades del pueblo, además indica que se volverá sal y agua si no se desarrolla una política antiinflacionaria y se incrementa la producción nacional que permita el aumento real de los sueldos


Considera     que “es una irresponsabilidad, burla e irrespeto a los trabajadores que día a día acuden a los establecimientos comerciales a adquirir sus alimentos y medicinas con un precio mayor cada vez que van a ellos” explica que este nuevo aumento, al igual que los anteriores traerá mayor inflación y escasez de los productos de la cesta básica

Comparte la visión de los economistas que indican que esté aumento solo del salario mínimo se hace con dinero inorgánico que es impresión de billetes por parte del Banco Central de Venezuela lo que produce más inflación.

También asegura la parlamentaria Rodríguez que una parte importante de los trabajadores no se beneficiará en nada con este anuncio, ya que quienes estén un poco por arriba del sueldo mínimo no percibirán este aumento, pero si los productos de la cesta básica serán más caros.

Además, explica que otros bienes y servicios a los que tenía acceso la clase media y baja, son imposibles ahora con estos salarios pírricos que se tienen en el país, lo que evidencia como se ha destruido el poder de compra de la gente por parte del gobierno nacional.

Un gobierno que se dice revolucionario y obrerista golpea cada vez más fuerte a los trabajadores con las políticas de destrucción de las empresas y de todo el sector privado, lo que hace que se tenga esta caída en el salario real, una política iniciada por el expresidente Hugo Chávez y profundizada por el actual mandatario nacional, que se hace llamar obrero, sin haber trabajado, pero si se ha dedicado a debilitar los ingresos y bajar la calidad de vida que se tenía en Venezuela.

Gobernación de Mérida