trolsd

Como la entidad de las maravillas la etiquetan propios y más aún quienes tienen la posibilidad de llegar a esta tierra de las cinco águilas blancas como visitantes, ante la travesía y el desafío - que todos conocemos por el tema de repuestos, gasolina y pare usted de contar - que implica llegar a la Mérida preciosa, la ciudad de los caballeros, la ciudad estudiantil de Venezuela.

Bajo la luz del Sol, la Luna y las Estrellas.


Pareciera como una historia contada por algún escritor conocido, pero la realidad es que es escrita y contada por quienes padecen día a día de los cortes violentos e inesperados del fluido eléctrico que gracias a CORPOELEC, vivencian los ciudadanos de la entidad merideña.


Cortes que afectan de manera directa tanto el comercio como las ama de casa - y por qué no también a los amo de casa- , Josefa Muñoz habitante de ejido expresó “estoy cansada de estos cortes de luz que llegan de manera despectiva pues aparte de que me daña los pocos electrodomésticos que me quedan como lo es mi licuadora, pues tampoco me permite terminar de montar el almuercito pa’ mis hijos, ya que gas tampoco hay”.


Por su parte Johanna Vallenilla dijo “encima de que me toca calarme una hora hasta dos y más en la cola kilométrica del Trolebús para poder llegar a casa, venirme como sardina en lata, tengo que ligar que no se vaya el fluido eléctrico para llegar a hacer los quehaceres del hogar y no terminar cenando bajo la luz de la luna y las estrellas, porque lo que gano no me da ni pa comprar velas, ¡hasta cuando¡” agregó.

 

Casa por cárcel? o vamos de paseo….


Para la ciudadanía en general los fines de semana resulta peor salir con los pequeños de la casa, más quienes viven lejos de los centros comerciales, parques y plazas, para llevar a sus hijos - así sea a mirar los zamuros y basura que adornan plazas y parques que sobreviven en la ciudad-, por lo que ante esta crisis existencial del transporte han optado por hacer uso de vehículos no aptos para el mismo, por allá una niña la cual obviamos su nombre de acuerdo a la norma, talareaba mientras iba con su señora madre y hermanitos algo como esto… “vamos de paseo pipipi, en un carro feo, pipipi”, ya ni los pequeños de la casa pueden gozar de un paseo sin llevar también del bulto, muchas veces terminan por caminar las calles y avenidas kilométricas para llegar de nuevo a casa.


Lo que faltaba…


A parte de que los pequeños de la casa no pueden disfrutar de un merecido domingo de paseo, se suma también el hecho de que siguen siendo usados como trabajadores exponiendo su integridad física y mental, tal es el caso de un menor de edad que se vio el pasado lunes 06 de agosto recogiendo basura junto a los señores del aseo urbano en el sector Pozo Hondo específicamente en la Calle el Piñal de este populoso sector del municipio Campo Elías, sin pensar que dicho menor está expuesto a enfermedades de carácter respiratorio, epidemiológicas dérmicas y otras más, queda preguntarse entonces, donde está el Consejo Municipal del Niño, Niña y Adolescente del municipio Campo Elías?, donde están los padres de este menor de edad?, hasta cuando se sigue vejando y violando los derechos del niño, niña y adolescente?, y el burgomaestre del municipio estará de acuerdo con esto?.

aseonino


La colectividad merideña, se pregunta ante tantas denuncias hechas en relación al fluido eléctrico y otros servicios básicos como lo es el agua, el internet, más el tema del transporte aunado a los menores de edad que siguen siendo usados como obreros, ¿Quién podrá defendernos?.... / Vagnessa Torres.

publicidad 2