sominfi

Tal como lo anunciara el presidente de la república Nicolás Maduro en una de sus alocuciones en relación a la fiscalización, atención a los mercados municipales y las empresas que distribuyen los alimentos al pueblo venezolano, el municipio Campo Elías de la ciudad de Mérida, se hace partícipe y protagónico de esta medida tomada por el Ejecutivo Nacional.


Simón Figueroa alcalde de esta localidad, dio a conocer al pueblo de Mérida y en especial a la población de Ejido, la fiscalización de las grandes empresas que distribuyen sus alimentos como es el caso de Garzón y Makro, así como también a los mercados municipales que hacen vida en este importante municipio.
El burgomaestre manifestó que el trabajo que se viene desarrollando desde este ayuntamiento se hace en conjunto con los organismos de seguridad, quienes han brindado el apoyo absoluto para cumplir a cabalidad con el lineamiento emitido desde el Ejecutivo Nacional, que busca acabar con el bachaqueo y la especulación de los productos de primera necesidad que tiene sometido al pueblo merideño, en especial a los ejidenses.

Al descubierto los fariseos


En medio de esta fiscalización Figueroa dijo, “ha quedado al descubierto las mafias que existían” esto al referirse a las visitas que se hicieran a estas instalaciones empresariales como Garzón y Makro, donde los bachaqueros y bodegueros hacían de las suyas. En estos operativos se logró detectar “en el caso de Garzón se acabó con el bachaquerismo y pusimos orden, ahora sobran cupos todos los días para la compra en esas instalaciones y en el caso de Makro, que muchos de los bodegueros que se dedicaban a comprar inmediatamente estaban los camiones en los estacionamientos de Makro y vendían inmediatamente los tres bultos de harina que se le asignaba por ser bodeguero”, agregó.


Sin anestesia


Ante la situación irregular presentada, el Alcalde del municipio Campo Elías Simón Figueroa, junto con los efectivos encargados del resguardo y protección de la ciudadanía asume el compromiso con el pueblo merideño y ejidense, en la ejecución de medidas que garanticen la soberanía alimentaria.
En este sentido, el mandatario burgomaestre expresó “todo los bodegueros que van a comprar en Makro salen con dos inspectores nuestros y un representante de las fuerzas armadas o fuerzas policiales hasta el sitio, primero para verificar si sí tienen negocio y segundo; para que vendan de manera inmediata el producto a precio regulado”.


Finalmente el burgomaestre enfatizó, que se están tomando las medidas necesarias para que cada vez que lleguen los alimentos regulados a estas empresas así como también a los mercados municipales, se haga toda la coordinación en cuanto a la inspección y fiscalización de los mismos y evitar así la especulación y el bachaqueo, que atropella al pueblo merideño y ejidense./ Vagnessa Torres.

publicidad 2