1

 

 

 

profesorramirez

La situación económica que se vive actualmente en Venezuela, caracterizada por una megainflación debido a una aceleración constante en el proceso inflacionario, el cual también se puede percibir en el presupuesto de la nación propuesto por el gobierno, y aprobado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que aumenta en más de 5 veces el presupuesto nominal con respecto al año pasado, nos llevó a consultar al profesor Douglas Ramírez, jefe de la Cátedra de Macroeconomía de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Los Andes, quien dijo que al parecer esta situación de elevadísima inflación se va a mantener durante el año 2017, tomando en cuenta además que el gobierno ha realizado aumentos compulsivos de salarios, los cuales no están respaldados en actividad productiva, dado que la economía venezolana ha caído casi dos tercios con respecto al año 2008 y estos tendrán que ser financiados fundamentalmente con emisión monetaria.

“La emisión va a tener tres efectos: primero las empresas que puedan trasladar precios lo van hacer, es decir van a aumentar los precios de bienes y servicios que los consumidores reciben. El segundo efecto que va a tener de manera inmediata, es la reducción del nivel de empleo por los costos laborales que justamente implica estos pasivos de aumentos de salarios y lo tercero que las empresas que no puedan trasladar precios o reducir personal, van a tener que cerrar, de hecho este año ya estamos viendo que ha habido una reducción significativa del número de empresas que están en operaciones y una gran cantidad se han mantenido haciendo cierre de sus actividades en el mes de enero”, indicó el profesor Ramírez.

Para el profesor Ramírez estos aumentos salariales van a tener un efecto desde el punto de vista inflacionario y estima que los precios de bienes y servicios para los venideros meses van a aumentar por lo menos 15 veces con respecto al mes de enero, principalmente en el área de alimentos. También se ve una caída del Producto Interno Bruto (PIB), ya que el país va a contar con una disminución significativa de la actividad económica, la cual puede caer cerca del 12 por ciento y adicionalmente eso va a reflejarse en un incremento del desempleo, porque no va haber oportunidades laborales y va a afectar las condiciones de calidad y bienestar del venezolano.

“Si el gobierno no cambia sus políticas y da un cambio significativo a las acciones que están tomando en materia económica, la situación va a ser mucho más grave que en el año 2016 y si continuamos con esta misma política, el año 2018 va a ser peor que el 2017. Si nos atenemos a las cifras del gobierno, nada más el año pasado, la inflación en alimentos fue del mil por ciento y eso afecta a dos terceras partes de los hogares venezolanos que ganan entre uno y dos salarios mínimos y estos destinan la mayoría de sus ingresos a la compra de alimentos. Estamos viendo que esta inflación está perjudicando a sectores de más bajos ingresos y los de la clase media de ingresos bajos y esto está generando un incremento en la desigualdad económica del país y solo aquellos que tengan la capacidad de mover o variar sus ingresos más o menos, pueden solventar su situación y adicionalmente si estos pueden acceder a los dólares, podrán escapar a los efectos inflacionarios que tienen, por lo que estamos viendo una situación muy desigual de las cargas sociales en este proceso de ajuste de la economía venezolana”, dijo finalmente el profesor Ramírez. (Golfredo Lobo-PU)

Gobernación de Mérida