1

l carlos garcia 3

 

Con un gesto de solidaridad, fraternidad y desagravio, el Alcalde de Mérida Carlos García, llegó la mañana de este jueves hasta la puerta del Colegio “La Salle”, donde en nombre de la ciudad, extendió sus palabras de apoyo a la comunidad Lasallana, luego del repudiable acto violento escenificado por vándalos la tarde del pasado miércoles.



Este encuentro fraterno entre el director de la comunidad de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (Lasallanos) en Mérida, Juan Bosco Chacón y el burgomaestre Carlos García, se realizó luego de que el líder local marchara con los merideños, en un acto masivo que se inició en la Plaza Glorias Patrias y que culminó pacíficamente al final de la Avenida Urdaneta, luego de pasar por la Defensoría del Pueblo.

La Marcha

Atendiendo a la convocatoria hecha por los factores de la Unidad Democrática, los merideños marcharon nuevamente y de forma masiva, la mañana de este jueves, y llegaron pacíficamente hasta la Defensoría del Pueblo donde consignaron un nuevo documento, en el cual las peticiones puntuales eran activar el poder moral republicano para el inicio del proceso de destitución de los magistrados de la sala constitucional del tribunal supremo de justicia, buscando recomponer el hilo constitucional mancillado por el régimen.

La Solidaridad

Luego de consignar el documento ante la defensoría del pueblo, los merideños, encabezados por el burgomaestre local, Carlos García, llegaron hasta el Colegio La Salle, donde fueron recibidos por su director el Hermano Juan Bosco Chacón, a quien en nombre de la ciudad se le expresó la solidaridad ante los actos de barbarie perpetrados contra ellos, y la gratitud por el trabajo desinteresado que los hermanos de las escuelas cristianas, han realizado a lo largo de los años en bien de la juventud local.

De esta forma el Alcalde García se comprometió a motorizar actos de ayuda y solidaridad para la comunidad Lasallana de la ciudad, comenzando por un potazo que se realizará el medio día del viernes 21 de abril frente al Colegio La Salle, con la participación de antiguos alumnos, profesores, padres, representantes y comunidad en general, recabando fondos para reponer los muebles y enceres que los barbaros hurtaron en medio de su acción vandálica, la cual no tenía otro objetivo que ir contra la educación y la iglesia católica, que forma en valores cívicos y espirituales a los ciudadanos con el fin de convertirlos en hombres de bien, libres y democráticos. (Prensa Alcaldía de Mérida).

Gobernación de Mérida