ender inciarte21

En el clubhouse de los Bravos de Atlanta no hay preocupación por el lento comienzo con el madero por parte del venezolano Ender Inciarte. Si existe alguien dentro del dogout que se ha ganado el respeto de compañeros y técnicos, ese es el zuliano.

En sus dos campañas con el equipo de Georgia, Inciarte ha mostrado su valía. En 2016 coqueteó con el potro de los .300 (.291) y la zafra anterior hizo añicos al pitcheo contrario, al punto de coleccionar 201 hits y dejar su average en .304. Para más colmo exhibió sus dotes a la defensiva y añadió dos Guantes de Oro a sus vitrinas.

En lo que va de 2018 el patrullero central no las ha tenido todas consigo, aunque parece despertar a la ofensiva e iniciará el fin de semana con una cadena de cuatro encuentros con al menos un imparable. El jardinero de Atlanta tuvo un comienzo de temporada frío con el madero, pero en su racha suma dos compromisos multi hits y exhibe una línea ofensiva de .412/.444/.412, con .856 de OPS.

Hace unos días el manager de la franquicia, Brian Snitker restó importancia al slump de su dirigido y aseguró que confiaba en su habilidad para revertir la situación en cualquier momento. “Ender se puede ir de 15-10 en cualquier momento. Puede empezar a juntar hits. Es el último por el cual yo me preocuparía”, declaró el estratega al portal oficial de la Gran Carpa,MLB.com.

Hasta ahora, Inciarte ha respondido a esa confianza y ha vuelto a ser el punto de ignición de la ofensiva de Atlanta como primero en el orden. Liga de 17-7 desde el 16 de abril. El promedio de Inciarte saltó de .183 a .233, todavía modesto, evidencia una recuperación importante.

Atlanta ha sorprendido a propios y extraños con su comienzo de temporada. Sin contar la jornada de anoche sumaban 11 conquistas en 18 presentaciones y se ubicaban a dos juegos de la punta, ocupada por los Mets de Nueva York, rival con el cual terminarán mañana una serie de cuatro compromisos./EN