luis suarez15

San Sebastián.- Nadie resiste al Barcelona, que ganó ayer por primera vez en Anoeta en 11 años con un victoria 4-2 sobre la Real Sociedad, un triunfo que llegó tras remontar dos tantos adversos de la mano de Luis Suárez, autor de dos goles y una asistencia.

El partido, correspondiente a la decimonovena jornada de la Liga española de fútbol, fue tan difícil como todos los que juega el Barcelona en San Sebastián, pero su estado de ánimo es tan óptimo que no parece haber nadie capaz de ofrecer resistencia.

Terminó invicto la primera vuelta del torneo con nueve puntos de ventaja sobre el Atlético, 11 sobre el Valencia y 19 sobre el Real Madrid. Los números son claros: 16 victorias y tres empates. Una estadística incontestable.

"Terminó la racha negativa (en Anoeta) y estamos contentos por ganar en un campo muy difícil. Tenemos que seguir en la misma línea y terminar la primera vuelta así es la mejor manera", manifestó Suárez a "Movistar TV".

El líder español sufrió mucho hasta el intermedio y casi agradeció irse al descanso con una mínima desventaja, pues lo pasó mal ante una Real Sociedad que le quitó la pelota y la manejó bien.

El equipo local se adelantó a los 11 minutos con un gol de Willian José al adelantarse a los defensores azulgranas y amplió la cuenta a los 34 minutos con un afortunado tanto de Juanmi en un disparo que tropezó en Sergi Roberto.

Sin embargo, el Barcelona tuvo la suerte de reducir distancias muy pronto, a los 39 minutos, con un tanto de Paulinho tras precisa asistencia de Suárez. Fue el sexto tanto del brasileño en la presente edición de la Liga española.

El Barcelona mejoró tras el descanso y comenzó a recuperar pronto ante un rival que fue acusando el paso de los minutos. Y cobró la ventaja definitiva a los 71 minutos en un mal saque del arquero argentino Gerónimo Rulli que contó con un despeje orientado de Thomas Vermaelen y la impecable definición de Suárez, que a los 50' había puesto el empate. El uruguayo sumó 11 goles en los últimos 11 partidos.

Ahí se acabó del encuentro, pues el golpe moral fue demoledor para la Real Sociedad. De hecho, fueron del Barcelona las mejores ocasiones hasta el final del choque y Lionel Messi rubricó el triunfo con el lanzamiento perfecto de una falta directa a cinco minutos del final.

Con este espectacular gol finalizó un duelo trepidante durante 70 minutos y una remontada que acredita el espectacular momento de forma del equipo azulgrana.

Por su parte, el Alavés venció por 1-0 a un Sevilla en crisis tras sumar un empate y cuatro derrotas en los últimos cinco partidos de la Liga española de fútbol.

El duelo se resolvió a los 51 minutos con un gol de Manu García al aprovechar uno de los habituales errores defensivos de la zaga del Sevilla.

Espanyol y Athletic de Bilbao empataron 1-1 en un partido cuyo resultado sirvió para cortar el vuelo de ambos contendientes.

A los 29 minutos, el Espanyol se adelantó gracias a un gol de Gerard Moreno tras aprovechar un error de Mikel Rico en la salida de balón, pero el Athletic igualó siete minutos después con un gran cabezazo de Iñaki Williams.

Además, el Celta ganó 1-0 en campo del Levante en un encuentro en el que el jugador local Jefferson Lerma denunció insultos racistas por parte del internacional española Iago Aspas./EU