1

 

omportados

Cuando se arma un equipo de beisbol en cualquiera de las Ligas que pertenecen a la Confederación del Caribe, los gerentes tratan de conseguir el equilibro preciso entre el rendimiento de los jugadores criollos con el de los importados. A pesar de los complicaciones he incertidumbre que este último genera, durante esta temporada los ejecutivos de la LVBP han tenido éxitos a la hora de escoger a sus peloteros foráneos ya que una buena parte de ellos han rendido de manera sobresaliente.

Moneda al aire. “El rendimiento del jugador importado es como una moneda al aire, nunca tienes la certeza de como será”, analizó días atrás Luis Ávila, presidente de los Leones del Caracas. Todos los gerentes viajan a Estados Unidos y México para ver a los jugadores que los puedan ayudar. Sin embargo, son muchos los factores que pueden influir para que el rendimiento no sea igual al visto. Comida, clima, entorno, siempre afectan a los importados.


No obstante, este año los fanáticos han sido testigos del buen rendimiento de los peloteros foráneos que han cargado con sus equipos sobre los hombros gracias a su buen desempeño.


Jesús Valdez ha sido la gran figura de los Navegantes del Magallanes y de la temporada en general. El dominicano marcha a ritmo de récord al disparar 15 cuadrangulares y remolcar 51 carreras en 46 partidos, que han sido vitales para que los turcos marchen en primer lugar. Por otro lado, el cubano Hassan Pena sigue demostrando que el mejor cerrador de los últimos tiempos en el circuito criollo al sumar 15 rescates en la temporada en 22.1 innings donde expone un promedio de 2.01. (Meridiano)