lenadores10

Los Leñadores de Las Tunas finiquitaron por completo cualquier tipo de posibilidad presente en los Cardenales de Lara para avanzar a la final de la Serie del Caribe, al derrotarlos con blanqueo incluido de tres carreras por cero.

De esta forma, luego de comenzar la justa caribeña con el pie izquierdo, cayendo derrotados en su primer desafío, la novena antillana se inscribió en la fase decisiva del torneo.

La ofensiva crepuscular no pudo descifrar al iniciador de Las Tunas, Lázaro Blanco, que logró hacer el trabajo necesario en los momentos de apremio para maniatar a los Cardenales por espacio de cinco actos en los que realizó 113 envíos.

Si bien es cierto, Blanco tuvo una buena apertura, Lara generó bastante movimiento en las almohadillas. Sin embargo, no se produjo la tan anhelada conexión que vaciara las bases.

La representación cubana solo anotó una rayita por medios propios. Ésta fue la primera de las dos carreras que los cubanos fabricaron en el tercer inning y se produjo ante los envíos de Raúl Rivero.

Alfredo Despaigne se tomó la atribución de romper el celofán en el tercer capítulo, al disparar un sencillo por el jardín izquierdo que aprovechó Yunieski Larduet para registrar la primera rayita en la casilla de los Leñadores.

Posteriormente, en ese mismo episodio, Despaigne anotó la segunda carrera de Las Tunas, producto del descontrol que presentaron Raúl Rivero y Alexis Rivero repartiendo dos boletos consecutivos cada uno.

La tercera carrera de los Leñadores se produjo en el sexto tramo. En ese lapso, Yuniesky Lurdet piso la goma, luego de que en su intento por estafarse la tercera almohadilla, provocó que el disparo hacia la antesala del receptor Juan Apodaca terminara internado en el bosque izquierdo.

Yoennis Yera, Yoalkis Cruz, Yudier Rodríguez y Radiel Martínez fueron los relevistas que desfilaron por el montículo para preservar la ventaja de los Leñadores.

Lázaro Blanco se apuntó el triunfo, al pintar de blanco a Cardenales en cinco episodios, en los que retiró a cinco por la vía del ponche, repartió tres boletos y toleró cinco hits.

Mientras tanto, Raúl Rivero cargó con la derrota al no ir más allá de dos innings y dos tercios en los que permitió par de anotaciones, propinó dos ponches y caminó a uno.

Radiel Martínez fue el encargado de colocarle cifras definitivas al encuentro, sacando de paso en el noveno capítulo a Alixon Suárez, que entró a batear por Juan Apodaca, con un rodado por tercera base. Asimismo, ponchó a Herlis Rodríguez e hizo fallar con un rolling por los alrededores de la inicial a Alí Castillo./EU