1

jesusitoestudiante

El campeonato clausura 2017 protagonizado por Estudiantes de Mérida F.C quedará en el recuerdo como una etapa positiva en la recuperación de club, en su vuelta al triunfo, a los primeros lugares de la tabla, o simplemente al comentario diario del quehacer merideño, con los amigos, en el barrio, el autobús, así como una de las gratas noticias de los periódicos locales; una etapa que parece no será transitoria sino el común de un equipo que es sentimiento de una gran ciudad.


La organización realizó un gran esfuerzo con el objetivo mejorar la estructura del rojiblanco mejorando significativamente el funcionamiento del equipo en todo punto de vista, gerencial, administrativo, formativo entre otros, esto aunado a la confección de una plantilla que competitivamente impulsara con buenos resultados esta nueva cara del Estudiantes de Mérida.
Uno de los factores que maximizó el éxito fue la contratación de una de las figuras jóvenes del fútbol merideño como lo es Jesús Javier Gómez, la “Pulga” no dudó en ningún momento en aceptar el pedido del equipo y de una afición en retornar a su casa, esta que lo vio nacer como futbolista y que ansiaba la vuelta de una de sus grandes figuras que luego de triunfar en el extranjero y con equipos de renombre, como el buen vino regresó acompañado de su magia y del lazo que lo mantiene atado a los corazones de los seguidores del académico.
Para el grupo significa la presencia de un líder positivo el cual complementa la acción de sus compañeros, potenciando las capacidades de cada uno, en su asociación para organizar juego, generando sorpresa, grandes jugadas que lograron nuevamente traer el vértigo que se había perdido como un elemento esencial en el fútbol de Estudiantes. Gómez a lo largo de la campaña fue un elemento de desequilibrio presente en cada una de las jugadas de gol que protagonizó el rojiblanco, sus explosiones de fútbol al mejor estilo irreverente, con esa marca que solo caracteriza al ex Vinotinto inyectaron un gran espíritu combativo que llevó a grupo al convencimiento que esta nueva etapa de Estudiantes continuará por un largo tiempo llevando cada vez más alegrías a los merideños.
Su llegada es producto de un gran esfuerzo, que se vio recompensado con buen fútbol emanado en los pies de un jugador que transmite energía, imagen de grandes que también vistieron la camiseta, de los que sufren y lo dejan todo, donde cada gota de sudor viene acompañada de un sentimiento legítimo de amor por el académico.
No hay dudas que en la actualidad “La Pulga” es de los mejores del fútbol nacional y su llegada al Estudiantes significó una gran apuesta la cual redundo en elementos positivos para la organización, la cual brinda un panorama optimista en cuanto a lo deportivo, llegó el momento de retomar los lugares que son del académico y dejar atrás lo malo y de apuntar a los más altos objetivos, de la mano de Jesús Gómez y de toda su plantilla Estudiantes de Mérida F.C está cada vez más cerca de acariciar la gloria.(PEM)