Scarpecciorobo

 

La afición merideña, seguidora del fútbol y de Estudiantes de Mérida, se siente indignada por lo que está ocurriendo en el Complejo Deportivo “Cinco Águilas Blancas” de Zumba, donde no hay seguridad de ningún tipo, por lo que los ladrones que nunca faltan, se están llevando por partes la estatua en bronce del legendario futbolista argentino-venezolano Juan José Scarpeccio.

Hace 10 años y un mes, exactamente el 5 de octubre del 2008, las autoridades municipales merideñas ofrecieron un sentido homenaje al gran jugador de origen argentino, pero que se radicó en nuestro páramo, al develar al lado del Estadio Metropolitano una estatua de cuerpo completo en honor a Scarpeccio en donde aparece el jugador vistiendo el uniforme de Estudiantes de Mérida, avanzando y con la pelota a sus pies.

En el pedestal del monumento una gran placa daba cuenta del sentido homenaje al mejor jugador importado que ha defendido los colores rojiblancos, y que luego de varios años acá decidió hacerse venezolano y vistió con orgullo la franela vinotinto.

Pues en días pasados, al recibir una información sobre el hecho delictivo, nos movilizamos a los predios del Estadio Metropolitano en Zumba y pudimos notar que la gran placa de reconocimiento y el balón de fútbol, habían sido robados por los delincuentes, que se llevaron inclusive el pequeño retazo de grama artificial en donde estaba asentada la estatua y el balón.

Hay que protegerla

Son varias las estatuas que en la ciudad de Mérida han sufrido por la despiadada acción del hampa, por lo que las autoridades municipales han optado por ajarlas de sus pedestales y resguardarlas hasta que mejore o se termine la situación de inseguridad que vivimos.

Varias de estas estatuas han terminado mutiladas, como ya se considera que está la de Juan José Scarpeccio con el robo del balón y la gran placa que forman parte importante del monumento.

Por esa situación que se vive con esta estupenda escultura, y por el estado de abandono en el que se encuentra el complejo Deportivo de Zumba, con ausencia total de efectivos policiales que custodien las instalaciones, se teme que vuelvan a atentar contra este monumento, y algún día se lo lleven por completo debido a la soledad nocturna del sector.

Por esa razón seguidores del fútbol piden a los responsables de custodiar a Scarpeccio, que lo pongan a buen resguardo, ya sea llevándose la escultura para custodiarla en alguna institución o instalación, o también se podría trasladarla y colocarla con todas las de la ley dentro de las instalaciones del Estadio Metropolitano, en donde estará totalmente segura.

Merecido homenaje

Juan José Scarpeccio nació en la población de Las Parejas, en la provincia argentina de Santa Fe, el 14 de mayo de 1.952, y llegó a Mérida para jugar con Estudiantes el 5 de julio de 1.973, vistiendo estos colores hasta 1.985.

Fe tanto lo que le dio al equipo de sus amores, que Scarpeccio es considerado hoy en día como el mejor jugador que ha vestido los colores rojiblancos, y con el club estuvo no solo como jugador, sino que también fue directivo, seguidor incondicional, asesor y hasta entrenador, no solo del equipo de primera división, sino también de las categorías menores.

Por cosas de la vida, y cuando aún tenía mucho que dar, Scarpeccio falleció en un accidente de tránsito carretera del estado Portuguesa el 27 de julio del 2.006.

Usted puede hacer una encuesta entre toda la gente que sabe y sigue al fútbol en Mérida, y estoy seguro que no encontrará a una sola persona que le diga algo negativo de Juan José Scarpeccio, por su carácter, su don de gente la amistad que brindaba y como se preocupaba por los demás, de ahí que este ser humano sea considerado un ídolo para el fútbol merideño.

Por esa razón el merecido homenaje que se le rindió con esta estatua, pero hay que evitar que siga siendo objeto del vandalismo de gente que no respetas absolutamente nada, y a la que no le importa llevarse la estatua y fundirla. Todo el peso de la ley debería caer sobre estos criminales. (Ricardo Cabrera, CNP 3.560)