tuit

El historial de Twiter con el acoso y las relaciones tóxicas es ya tan conocido como insuficientemente atajado. Hasta ahora, las soluciones ponían únicamente el foco y el efecto en el usuario inicial del hilo, quien tenía que ir uno a uno bloqueando o silenciando –e incluso reportando– a los usuarios más problemáticos para ellos.

Twitter ahora ha reconocido estar trabajando en una función que permite esconder las respuestas a un tuit, de forma que no aparezcan por defecto cuando se accede a él. Esta característica ya está en pruebas, y se podrá acceder a ella a través del menú desplegable en la esquina superior derecha de cada tuit.

Según explica Michelle Yasmeen, jefa de producto en Twitter, la transparencia en torno a esta característica evitará que se utilice para censurar las respuestas que no nos gusten. Siempre será posible acceder a ellas, simplemente que no estarán disponibles en un primer vistazo. (Agencias)